Entramos por la puerta del edificio, vemos a las personas que nos indican el camino a seguir, pasamos dos salas y, al llegar a la tercera vislumbramos un cuadro, a primera vista no es más que un conjunto de colores graciosamente mezclados, pero no nos dejamos llevar por esa fácil interpretación y nuestro instinto nos obliga a mirar detenidamente el objeto rectangular buscando su misterioso entresijo, o sea, el motivo por el cual ese objeto se encuentra colgado en la pared de aquel lugar, unas veces resolveremos el enigma, otras no, pero el influjo de la droga que experimentamos nos seguirá atrayendo a esos lugares llamados museos.

Quien nunca ha probado una droga no puede entender lo que se siente bajo sus efectos.

Los museos son edificios extraños y con cierto misterio que albergan en su interior obras de arte. No quiero dar protagonismo al museo, ya se ha hablado de ellos en extenso y no creo que tengan mayor importancia que la que tiene el papel de regalo. Es trivial que lo importante son las obras de arte, pero su importancia va más allá de los edificios y del arte, las obras de arte tienen importancia en el conjunto de lo que vivimos, en nuestras experiencias. Quiero expresarme con claridad sobre este tema, porque resulta muy fácil decir que el arte es importante en nuestras vidas sin dar una razón convincente. Yo quiero darla.

Nacemos en un mundo que vamos explorando poco a poco, y de ese mundo oimos hablar ciertos lugares, ciertos parajes que querríamos visitar porque, son maravillas del mundo que queremos ver con nuestros propios ojos, quien no se ha propuesto alguna vez visitar Egipto? lo mismo es el arte: UNA MARAVILLA DEL MUNDO. Al igual que los lugares que hay para visitar, las obras de arte también abundan, pero nosotros investigaremos y elegiremos las maravillas del mundo que queremos ver.

Existen maravillas del mundo (en referencia al arte) de reconocida existencia como puede ser un cuadro de Vincent van Gogh, se puede estar en mayor o en menor acuerdo con su reconocimiento. A mi entender, es una de esas maravillas que os he comentado y he de decir, que a parte de la utilización de los colores, la combinación de éstos y otros aspectos técnicos, lo que maravilla en sus cuadros es la fuerza que se ve en las pinceladas, la pasión que transmite y sobretodo la luz que sale del cuadro como si se pudiera producir luz con la pintura, un fenómeno que convierte sus cuadros en magia.

El arte es una autopista directa a la imaginación y al desarrollo humano. Algunas obras, son atajos que nos permiten poder avanzar hacia la realidad absoluta sin cegarnos y abandonar por unos instantes nuestra limitada realidad relativa.

Pink