Nos podríamos remontar a Marcel Duchamp y los dadaístas de principios del siglo XX, pero no es hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando se percibe una ruptura clara con el concepto de arte convencional. Primero se abandonó la composición pictórica convencional y las referencias a los ámbitos académicos por los artistas informales, artistas como Pollock de EEUU, Mathieu de Francia, Wols de Alemania y Appel y Jorn del Cobra Group, artistas que, al igual que Duchamp, no sacrificaron el valor sublime de la obra de arte.


Jackson Pollock, Number 8 (1949)

Al mismo tiempo surgía la performance paralelamente en artistas de diferentes ámbitos, John Cage libera el arte de sus preceptos ancestrales con su teoría sobre los «procesos al azar» que combina la filosofía occidental con la fenomenología oriental. Cage introduce el procedimiento del azar en el arte como técnica para distanciar el arte del egocentrismo característico de la producción estética desde el Renacimiento. En Japón surge el Gutai Group (1954), en Francia George Mathieu y poco más tarde Yves Klein, en Nueva York es Allan Kaprow quien introduce el término happening (1959).

John Cage

George Matieu

En este momento se trataba de desechar los materiales y los métodos convencionales que en sí mismos estaban cargados de características culturales, sociales y políticas burguesas. Intentaban romper el exaltado valor del objeto de arte y poner el concepto de creatividad en contacto directo con la realidad. A finales de la década de los 50 y principios de los 60 surgen diferentes grupos creadores de nuevas ideas y soluciones en sus obras como American Pop y Brithish Pop, Les Nouveaux Réalistes, La Figuration Narrative y Fluxus que culminaron entre 1967 y 1972 en un numeroso grupo que creo el arte conceptual.

Cartel del 4 Concierto Fluxus, Düsseldorf (1963)

Andy Warhol, CampbellsSoup, (1962)

El arte conceptual como síntesis de las ideas y reflejos artísticos procedentes de los movimientos antes mencionados, indefinible en su estilo, material o forma, tiene que ver sobre todo con ideas y significados. Se trata de un arte que dialoga porque está vivo, un arte actual porque se nutre de los acontecimientos sociales, un arte activo porque te obliga a participar y a opinar, en definitiva, un arte que no deja a nadie impasible.

«La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas,

no el copiar su apariencia.»
Aristóteles

Pink