Obra: Mare Nostrum — Tamaño desconocido — Ceras — Marzo 2002

Artista: Paloma Carballal Recoder (Uxua)
¿Cómo es el mar por dentro? ¿Qué depara el futuro incierto? Mare Nostrum nos entrega las respuestas en forma de enigma. Paloma Carballal ha recreado con vigor el enigma del mar y el enigma de la historia del hombre.
Cuatro columnas de agua se alzan del mar queriendo tocar el cielo y debajo, los seres del mundo subacuatico celebran la ceremonia dentro de las cavernas de los acantilados. Miles de burbujas bailan unas con otras buscando la superficie. Estas han sido creadas de las zambullidas de los espíritus del aire que van a visitar sus hermanos los acuáticos.
La obra esgrime unos colores fríos. El mar es representado con confusión, el verde oscuro con el negro de sombras crean las rocas y el acantilado. Los vacíos que quedan entre color y color, son aprovechados por el artista para poder crear profundidad y cierta perspectiva en la pintura. Las burbujas que suben hacia el exterior parecen salidas de la urgencia del trazo. Afortunadamente, Paloma dio con acierto y encajan perfectamente en la temática del cuadro. Las columnas de agua, han sido realzadas con sombras de azul fuerte, creando la merecida sensación de volumen.
El cuadro es ideal para salas donde se realizan negociaciones. Puesto en un lugar estratégico, donde este a la vista del sujeto que quiera negociar con nosotros y a nosotros dándonos la espalda, crea desconcierto y sensación de ser insignificante al sujeto, en comparación con el coloso que es el mar. Nosotros que nos encontramos justo delante del cuadro, sus hijos. Los hijos del mar.

Don Berto Rascazzione